¿Eres de esas personas que inspira confianza? Si es así este negocio probablemente es el mejor para ti.

“Cuando la confianza es alta, la comunicación es fácil, instantánea y efectiva”  Stephen R. Covey

Si uno pone atención al lenguaje empresarial puede darse cuenta cómo este, en gran parte, es una adaptación del bélico. Solo basta cambiar unas palabras por otras, por ejemplo: armamento por recursos, ejercito por empresa, combatir  por competir, no sorprende entonces que principios militares  como “Las estrategias del engaño” contenidas en el libro  “El arte de la guerra” de Sun Tzu, un general militar chino del siglo IV a.C, sean fuente de inspiración para muchos líderes corporativos hasta el día de hoy.  ¿Esto quiere decir que para emprender en el mundo de los negocios tendré que entrar a un terreno hostil, de engaño y supervivencia? Todo lo contrario. No todas los entornos comparten la visión de que el ser humano es egoísta por naturaleza.

El trabajo basado en la confianza es posible cuando se considera la seguridad del equipo por encima de los resultados, cuando el esfuerzo y energía no se activan por el miedo para protegerse de clientes, competencia o compañeros sino por la cooperación. Un contexto seguro ofrece oportunidades para aprender, mejorar y colaborar con transparencia, por eso es importante saber construir o elegir un  ambiente adecuado donde invertiremos nuestro tiempo.

Si lo que nos interesa es la selección de un modelo de negocio ya probado, como en el caso de adquirir una franquicia, debemos fijarnos no solo en su visión y principios,  pues estos pueden ser únicamente la articulación de sus buenas intenciones, sino en comprobar que su forma de operar coincida con los valores que nosotros mismos aplicamos a nuestra vida. Todo comienza con una conversación entre las partes saber si dentro de esta propuesta se han construido relaciones interdependientes que giran en torno a objetivos e intereses comunes es un buen inicio. 

Estos rasgos positivos  se reflejan en el mismo modelo que la franquicia, por encima de la categoría a la que pertenezca,  propone. Transparencia: en el costo de adquisición y operación; en la justificación en cuanto al cobro de regalías o comisiones por ventas;  en su programa de formación y certificación como profesional del ramo.


En fin, una buena señal para saber si el negocio que se te presenta es el mejor para ti es cuando se entiende que ser profesional puede ser un sinónimo de humildad como lo veremos en la próxima nota. Mientras tanto les invitamos a ver el siguiente vídeo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn